El microbioma: nuestro segundo genoma

El estado del microbioma es clave en la salud de nuestro sistema inmune y puede tener un papel determinante en un envejecimiento de mayor calidad

Clica aquí para implicarte con esta causa

La investigación sobre el microbioma consiste en estudiar los desequilibrios en la composición y función de la flora intestinal (microbioma), en relación a la dieta y su influencia en el estado inflamatorio crónico y en la fragilidad de la persona en general. El objetivo: prevenir y mejorar el estado de salud de las personas a través de intervenciones nutricionales y cambios en la dieta.

“Un microbioma sano podría asegurarnos un envejecimiento de más calidad, con menos fragilidad.”

Doctor Bonaventura Clotet, jefe del Servicio de Enfermedades Infecciosas del Hospital Germans Trias i Pujol de Badalona, director del Instituto de Investigación del Sida IrsiCaixa y presidente de la Fundación Lucha Contra el Sida.

El cuerpo humano tiene unos 37 billones de células diferentes, pero de éstas, sólo un 10% son células humanas. El resto, pertenecen a los casi 100 billones de microbios que pueden encontrarse en cada uno de nosotros.

Los cientos de especies microbianas con quienes compartimos nuestro cuerpo viven (y mueren) en diferentes lugares del organismo: la superficie de la piel, la lengua, las fosas nasales, el cuello… Pero es en los intestinos donde habitan mayoritariamente formando todo un universo, en gran parte desconocido, que los científicos apenas están empezando a explorar gracias a los avances en la tecnología.

Más del 99% de “nuestra” información genética es, en realidad, información procedente de esta comunidad de microbios, nuestro microbioma. Y parece cada vez más probable que este “segundo genoma”, como se le llama a veces, ejerce una gran influencia en nuestra salud. Posiblemente, una influencia incluso mayor que la que ejercen los genes que heredamos de nuestros padres. Los genes heredados son más o menos fijos, invariables, en cambio, parece ser que el segundo genoma que aporta el microbioma puede ser remodelado e incluso regenerado.

La microbiota, la población bacteriana existente en nuestro organismo, juega un papel clave en varios aspectos de nuestro organismo. La salud humana y la microbiana resultan estar inextricablemente vinculadas. Trastornos en nuestro ecosistema interno de microbios -una pérdida de diversidad, por ejemplo, o la proliferación de la especie “equivocada”- nos pueden predisponer a la obesidad, a problemas metabólicos, ya toda una serie de enfermedades crónicas así como algunas infecciones

Proyecto de la Fundación Lucha Contra el Sida.

 

Te animamos a implicarte con una donación a esta causa, de manera individual, colectiva o, simplemente, compartiendo nuestro mensaje.

Implícate